«¿Por qué usted está sentada aquí?»: el tenso cruce entre MEO y Paulina de Allende-Salazar

Candidato acusó una pregunta “machista y patriarcal” por parte de la periodista, al abordar el rol de Karen Doggenweiler en su campaña.


Un tenso momento protagonizó la periodista  Paulina de Allende-Salazar y el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami en una nueva edición de Mucho Gusto.

En una interactiva entrevista con el abanderado del PRO, José Antonio Neme le mostró distintas imágenes de rostros públicos para conocer su impresión. Entre otros, apareció el de su esposa, Karen Doggenweiler.

«Gran periodista, compañera, mujer, esposa. Nada, mi mejor amiga. Compañera de 18 años ya», respondió rápidamente MEO.

«¿Va a participar o va a quedar fuera de la campaña?», le preguntó Diana Bolocco al entrevistado.

«Somos una familia moderna y hemos decidido que no… ambos. Yo soy militante de su causa, ella es militante de la mía. Me parece que, por suerte, ya lo de hoy se entiende. Ella tiene un programa, exitoso, que haga su carrera y yo la mía», agregó.

«¿Qué cambió, Marco? Porque ella estuvo muy presente en las anteriores campañas», insistió la animadora.

«Ustedes cambiaron también. El país cambió. Hay mucho mejor ambiente, se entienden mejor las parejas modernas. Hace ocho hubiese sido ‘uh, la mujer no la acompaña’», replicó Marco Enríquez-Ominami.

Fue en este contexto que Paulina de Allende-Salazar intervino en la entrevista. «¿Se aburrió de acompañarlo? Porque tiene harto costo, ya es la cuarta campaña. Uno se aburre de prestarle ropa igual, en buen chileno», dijo la periodista.

«Pensé que había dicho que todos habían cambiado, veo que usted no. Es normal Paulina que una pareja toma sus decisiones profesionales. Estuvimos de acuerdo que cada uno viva su vida. Los dos trabajamos, los dos somos profesionales», le aclaró MEO.

Posteriormente, el candidato abordó las consecuencia de su exposición. «Mi combate es la presidencia de la República, proteger a los más pobres, etc. Y Karen es un episodio que se acota a esto, una mujer moderna, hiperamada por Chile, consensual y yo soy controversial, la verdadera entrevista en este caso, si me permiten en un acto de audacia y me voy a equivocar -pido perdón de antemano-, es a mis hijas. A ellas tendrían que preguntarles cómo viven”, manifestó.

«Mis hijas hoy pagan un costo muy alto», agregó.

Tenso cruce en vivo

Luego de escuchar al candidato, Paulina de Allende-Salazar volvió al punto anterior. «Entonces no estaba tan mal yo. No era tan machista al decir que era una decisión legítima de su mujer decir ‘hasta aquí no más llegó, porque tengo que desarrollar otra área, no puedo seguir prestándote ropa en este pasada’. ¿Es legítimo, no?», consultó.

«¿Y por qué usted está sentada aquí si hay tantos periodistas igual a usted?», le respondió Marco, desconcertando al panel.

«¿Qué tiene que ver?», preguntó la comunicadora. «Porque perseveran», aclaró MEO, sobre su deseo incansable de llegar a La Moneda.

Finalmente, MEO acusó que la pregunta de Paulina «me parece machista y patriarcal. Pregúnteselo a ella, es una mujer igual que usted, periodista, colega suya, me parece patriarcal que haga de vocero de Karen Doggenweiler. Yo ya respondí, es un acuerdo de una pareja, y usted está llevando a una reflexión machista, déjela a ella hablar».

«Es cero machista», se defendió la panelista de Mucho Gusto.